Socios de
SOCIEDADE CANINA
         GALEGA

realsociedadecaninagalega
      Pertenecemos a

            Socios de

      Pertenecemos a

  • a.jpg
  • b.jpg
  • c.jpg
  • d.jpg
  • e.jpg
  • f.jpg
  • g.jpg
  • h.jpg
  • i.jpg
  • j.jpg
  • k.jpg
  • l.jpg
  • m.jpg
  • n.jpg
  • o.jpg
  • p.jpg
  • slidergolden.jpg
Inicio > Información > Educación
Galego Español Português English
Facebook
Educación

Lo primero que hay que saber a la hora de educar un cachorro es que hay que armarse de paciencia, de mucha paciencia ya que mayormente estos aprenden a base de repeticiones....de muchas repeticiones.

Primero asocian un hecho con una consecuencia (estimulo con una acción). Esta es la típica historia de la prueba de Pavlow: si cada vez que agitamos una campanilla, le damos un trozo de carne a un perro después unas cuantas repeticiones este empezará a salivar en cuanto agitemos la campanilla. En la vida diaria esto se traduce en tu cachorro que se pone loco de alegría en cuanto te ve coger la correa porque sabe que se va de paseo.

Otra manera para tu cachorro de aprender es acertando y equivocándose. Premiando y castigando en el momento oportuno aceleras su educación. Por ejemplo si tu cachorro por casualidad abre el armario de los zapatos y destroza tus zapatos favoritos, lo tienes que castigar inmediatamente para que no vuelva a hacerlo.

Todos los métodos de educación de cachorros se basan en la filosofía del premio y castigo para amoldar el comportamiento de tu cachorro a la sociedad que nos rodea. Pero no todas las formas de premios y castigos son validas. Se puede iniciar a entrenar al cahorro desde una edad muy temprana, a las 8 o 12 semanas de edad, frecuentemente el entrenamiento es más sencillo cuando el cachorro es muy joven.

Como premiar bien:
Es muy facil y sencillo premiar a tu cachorro y hay muchas maneras de hacerlo: halagos dichos con voz suave y cariñosa, caricias, juegos, comidas, etc.

Como castigar bien:
Para castigar un cachorro suele ser suficiente usar un tono de voz fuerte y autoritaria, dar un tirón de correa, etc.

En la educación de cachorros no debes nunca recurrir a castigos físicos duros o crueles ya que con estos métodos abusivos no conseguirás nada, aparte de confundir a tu cachorro y volverlo inseguro y nervioso.

Se debe guardar el castigo del sometimiento solamente para casos de agresividad o desafío puro y claro.

Timing:
Tan importante como premiar y castigar bien es hacerlo en el momento justo. Esto es muy importante si quieres obtener progresos y resultados en la educación del cachorro.

Tanto el castigo como el premio debes aplicar simultaneamente a la acción, ni antes ni después.

Si tu cachorro ha hecho sus necesidades dentro de casa solo lo podrás reprender si lo pillas en el acto ya que de hacerlo después puede perder toda eficacia.

Además de todo esto, no olvides que cada cachorro es diferente y que corresponde de forma diferente a su dueño. Debido a ello, hay que ser flexible y modificar estas normas para aplicarlas a cada caso en concreto. Pero recuerda que los premios son más eficaces que los castigos a la hora de educar a tu cachorro.

Socialización

La socialización es el proceso por el cual tu perro aprende a relacionarse con otros perros y con los humanos. A través de la socialización, tu perro también aprende a llevarse bien con otros animales o al menos a ignorarlos.

Por otra parte, la habituación es el proceso por el cual tu perro aprende a ignorar elementos ambientales que no son peligrosos. De esta forma, un perro habituado a un ambiente citadino no se preocupará por el ruido del tráfico urbano ni por la presencia de muchas personas en las calles.

 

La socialización de tu perro es lo más importante en su educación porque es lo que previene conductas agresivas y miedosas en el futuro. Además, un perro bien socializado es más fácil de entrenar y puede ser aceptado con más facilidad por otras personas.

¿Qué ocurrirá si no socializas a tu cachorro? Bueno, en el futuro tendrás un perro agresivo o un perro que puede morder por miedo, así que tendrás que adoptar ciertas medidas para cuando tengas visitas. Además te costará mucho llevar a tu perro de paseo, al veterinario o a cualquier otra parte, porque tendrá miedo de todo.

Cómo puedes saber si tu perro está bien socializado? Una regla simple para evaluar esto dice: si el dueño no se asusta de algo, entonces el perro tampoco debería hacerlo.

A lo largo de su primer año de vida el cachorro debe conocer muy diversas situaciones. Ciudad, pasar sobre puentes, viajar en coche, pasear por zonas de mucho tráfico, ir a lugares donde pueda tener contacto con otros animales, ir a lugares donde pueda relacionarse con niños.....

Es muy importante que el cachorro se acostumbre a ir en coche, gradualmente el cachorro se acostumbrará a viajar. Los viajes en principio seran cortos, esto nos permitirá observar vómo reacciona nuestro cahorro y simultáneamente se le da la oportunidad de acostumbrarse a una nueva situación progresivamente. No alimente al cachorro antes del viaje ya que podría vomitar.

Como controlar con la voz:

La entonación que le demos a las palabras que pronunciamos es imprescindible para controlar, educar y comunicarnos con nuestro cachorro.

Cuando empecemos a enseñarles una cosa nueva, siempre utilizaremos una voz con agradable entonación, así le damos confianza.

Por ejemplo, si estamos enseñando al cachorro a subir y bajar escaleras, usamos un tono agradable y cariñosa diciéndole “VAMOS” acto seguido de su nombre.

Una vez que estemos seguros que ha entendido el significado de un comando nuestra voz cambiará, siendo esta más firme y segura. Recuerda siempre que si damos una orden con voz insegura el perro lo percibirá y tendrá la oportunidad de dudar entre obedecer o no.

Cuando desobedezca debemos usar una tono enfadado, en el momento exacto en el que esté haciendo las cosas mal, de nada nos sirve el corregirle a destiempo, ya que el perro no entenderá el porqué de la corrección.

No olvidemos que la seguridad y la expresividad que denote la entonación son fundamentales para el control con voz.

Que hacer si el cachorro muestra miedo.

En algunas circunstancias el cachorro puede asustarse de un objeto extraño, si esto sucede, NUNCA acortaremos la correa, la dejaremos más larga inclusive de lo que la teníamos en aquel momento, el cachorro tenderá a alejarse, animémosle con la voz, a que se acerque al objeto, pero no le forzaremos.

Cuando tenga miedo a algo actuaremos con el cachorro de forma natural, sin darle importancia.

Como prevenir las tendencias agresivas

Al contrario de lo que suele creerse, los perros no nacen agresivos y tampoco se vuelven agresivos de un día para el otro. Lo que nos tiene que quedar claro, aunque cueste de asimilar, es que ha sido el dueño, consciente o inconscientemente, el que ha propiciado en gran parte este comportamiento. La soledad, la falta de entretenimiento, una socialización deficiente o una mala educación podrían ser posibles causas de esta conducta

El cachorro deberá crecer libre de tendencias agresivas, en este sentido influye la educación que se les imparta, es importante que durante los primeros meses no se deje pasar ni una muestra de agresividad, si no lo corregimos a una edad muy temprana, luego costará mucho quitarle esa tendencia. Piensa que un cachorro te pondrá a prueba aunque tenga 2 meses y , a esa edad, si no le pasas ni una, nunca más lo volverá a intentar.

Muy Importante!!!Todos los miembros de la familia tienen que participar y no mostrar miedo, es muy difícil que un cachorrillo nos haga daño.

   Con la comida:

   El cachorro puede tener tendencia a proteger su comida, para evitarlo, deberemos acostumbrarlo a que quien le da de comer toque y remueva su comida, dándole de comer directamente o una vez puesto el plato en el suelo, meteremos la mano en él y tocaremos el alimento, SIEMPRE le hablaremos antes de hacerlo y NUNCA actuaremos muy rápido, ya que podríamos confundir y sorprender al perro.

   Una vez que estemos seguros que el cachorro está contento y no le importa nuestra intrusión en el plato, no es necesario que repitamos esta prueba con cada comida, una o dos veces por semana será suficiente para mantener esta seguridad.

   Con el hueso:

   El cachorro puede también tener tendencia a proteger su hueso, juguetes, colchoneta, etc... Para prevenir cualquier tendencia agresiva, cuando empecemos a darle a nuestro perro un hueso para jugar o roer, procederemos de la siguiente manera:

   Con una de nuestras manos le ofreceremos el hueso, sujetándolo y con la otra le acariciaremos durante unos segundos.

   Cuando el cachorro esté mordiendo el hueso, juguete... actuaremos de la misma que con la comida, le hablaremos en tono calmado y a la vez que le cogemos el hueso le diremos el comando “DEJA”. Si el cachorro gruñera deberemos mandarle a su sitio inmediatamente.

   Con los animales:

Si se manifiesta alguna tendencia hacia perros u otros animales, deberá ser corregido rápida y firmemente

Como debemos actuar ante las malas costumbres

Saltos:

El cachorro no deberá saltar a la gente o subirse a los sofás, camas u otros muebles. Se le deberá empujar hacia abajo al mismo tiempo que se le dice firmemente “NO”.

Ladridos:

Nunca dejes que el cachorro ladre a la puerta o pida atención, si esto ocurriera se le deberá reprimir firmemente diciéndole la forma tajante “NO, CALLA”

Destructividad:

Si el cachorro mordiera objetos, como muebles, sillas, paredes, etc…(puede darse en épocas de cambio de dientes), debemos corregírselo diciéndolo “NO” y os resultará más fácil si tenéis juguetes o huesos de colágeno que ofreceremos al perro para que muerda.

Es importante que NO pase a formar parte de los juguetes aquel objeto que no se le haya entregado y que el perro haya roto.

El cachorro relacionará pronto si seguimos este sistema que él tiene a su disposición una serie de cosas que puede morder y jugar con ellas, pero que tiene que respetar los objetos de la casa, incluyendo los juguetes de los niños.

Aprovecha algún ratito para jugar con el cachorro y sus juguetes.

No dejes objetos en el suelo ya que el cachorro puede intentar moderlos.

Juguetes:

Para su desarrollo es muy importante enseñarles a jugar con juguetes de perros. Jugar con tu perro no significa una lucha cuerpo a cuerpo o dejarles morder todo lo que quiera (eso sólo sirve para estimular su agresividad).

Los juguetes de los perros tienen que ser objetos no tóxicos, lo bastante grandes para que no pueda tragarlos, sin piezas que se puedan desprender (tipo cascabeles, pompones, etc..). que no puedan astillarse (como los palos) y que no se puedan comer (numerosos perros se acaban comiendo los palos y las piñas). Recomendamos usar juguetes tipo Kongs, que son juguetes que se pueden rellenar con comida para que se entretengan sacándola de dentro.

 

♣♣♣♣♣♣          ♣♣♣♣♣♣

 

Copyright © 2012 Airiños do Mar